Biorremediación

La biorremediación es el proceso mediante el cual se utilizan diversos organismos para depurar contaminantes llevándolos de formas complejas a formas simples y puede realizarse en el suelo o agua. Suele resultar menos costosa que otras tecnologías que se utilizan para la limpieza de residuos peligrosos. Para el tratamiento de aguas residuales y diferentes efluentes, se utiliza desde hace algunos años la fitorremediación, la cual se puede definir como el uso de plantas acuáticas, de macro, microalgas y cianobacterias para la remoción o biotransformación de contaminantes.

El uso de plantas acuáticas permite la recuperación de aguas contaminados con compuestos orgánicos, nutrientes, o metales. Estos son captados por las raíces y secuestrados, degradados, inmovilizados o metabolizados, ya sea por las mismas plantas o por microorganismos que se desarrollan en la raíz. Según el tipo de efluente a tratar se pueden ocupar plantas emergentes, sumergidas o flotantes y buscar ejemplares que se puedan comercializar como plantas de ornato y de esta manera obtener nuevos recursos económicos además del beneficio ambiental.

En el caso de las microalgas y cianobacterias, tiene gran capacidad de adaptación y un buen número de especies pueden crecer en sistemas controlados produciendo beneficios ambientales como captura de

CO2, tratamiento de aguas y efluentes contaminados, y así mismo, con la biomasa producida se puede llegar a cubrir demandas de energía, biofertilizantes, alimentos, fármacos y otros bioproductos.

Los biofertilizantes aportan nutrientes al suelo, evitan la contaminación del ambiente, producen compuestos bioactivos y reducen costos, ya que se sabe que para producir una tonelada de fertilizante nitrogenado se requieren 7 barriles de petróleo (1112.9 L). Y el impacto al ambiente en el proceso de elaboración es alto. Por lo tanto, la utilización de microorganismos se ha retomado como una alternativa sustentable en comunidades rurales y en huertos caseros, para mejorar la nutrición y economía familiar.

Las aguas residuales municipales y los lixiviados orgánicos aunque pueden ser tratados anaeróbicamente, conservan nutrientes como amonio (NH4+) y fosfato (PO4-) que al llegar al cuerpo de agua receptor causan problemas de eutroficación, Por lo que la tecnología de la biorremediación confiere un mejoramiento de la calidad fisicoquímica del agua residual, mediante un mecanismo de bajo costo energético, con ingreso de los nutrientes a la biomasa microalgal y la cual puede alcanzar un alto valor comercial según su composición química para ser utilizada.

Image
Image
Image

Image