Cambio climático y la fauna silvestre

El clima es uno de los factores que delimitan la distribución de la fauna y flora, ya que cada especie requiere de ciertas condiciones de sustrato, temperatura, humedad y luz para desarrollarse. Cuando los factores climáticos, específicamente la temperatura y la precipitación, exceden el grado de tolerancia de una determinada especie, ésta no puede llevar a cabo su ciclo de vida de manera óptima. Lo anterior se debe a que cada especie tiene un intervalo de tolerancia a diversos factores ambientales. La intensa transformación del hombre sobre el medio natural ha incrementado la emisión de gases de invernadero a la atmósfera, provocando un aumento en la temperatura de la Tierra, particularmente importante en los últimos 100 años. Una consecuencia del cambio climático sobre los ecosistemas se ve reflejado en alteración en la distribución y abundancia o en la desaparición directa de algunas especies. La fauna tendería a modificar su distribución hacia latitudes y altitudes diferentes a las que se encuentran, sin embargo, las modificaciones en el clima podrían tener dos respuestas: exceder su habilidad de sobrevivir en las nuevas condiciones ambientales (mamíferos) o favorecer las condiciones para incrementar su área de distribución (insectos - plagas). Estos cambios podrían alterar el equilibrio ecológico y la sustentabilidad de una región, debido a la modificación en la composición de especies del ecosistema.

Particularmente, este efecto será más severo para las especies que se encuentren en ecosistemas geográficamente confinados, como El Bosque Mesófilo de Montaña, ya que serán más sensibles a los cambios en las condiciones climáticas. Como lo indica su nombre, este bosque se ubica en zonas montañosas húmedas y nebulosas. La temperatura media anual en general va de 12 a 23° C, pudiendo presentarse heladas o nevadas en los meses invernales. El suelo es de color amarillo, rojizo y hasta negro, como permanece húmedo la mayor parte del año es rico en materia orgánica. La vegetación se caracteriza por la presencia de especies perennifolias y caducifolias, como lo son oyameles (Abies), encinos (Quercus) y los pinos (Pinus), de estos últimos su principal plaga es el gorgojo descortezador, cuya distribución se ha incrementado gracias a los cambios favorables de temperatura. Algunos representantes de la fauna son, entre las aves: el pavón, dragoncillo verde, tangara de alas azules, matraca, quetzal, búho serrano, loro cabeza azul, loro de nuca amarilla, periquito serrano, chara de niebla, colibrí enano sureño, águila elegante. Con respecto a los mamíferos, que serían los principales perjudicados, se encuentran: tlacuache, murciélago guanero, murciélago frugívoro, oso hormiguero arborícola, armadillo, jaguar, puma, ocelote, coatí, pecarí, venado temazate, etc. Si bien las especies tienen capacidad de cambiar y adaptarse, la permanencia de estas ante el cambioclimático dependerá de su habilidad de adecuación y de una migración rápida a lugares con condiciones climáticas óptimas, así como las acciones de la mitigación de los efectos del cambio climático.

El cambio climático es uno de los problemas más graves que enfrenta la humanidad en el siglo XXI y constituye un problema de grandes dimensiones y complejidad que debe ser abordado desde varios aspectos, como políticas públicas, acciones gubernamentales, privadas y de las organizaciones de la sociedad civil.

Image
Image